viernes, 25 de septiembre de 2015

Combatiendo el hambre en New York






“No podemos olvidar jamás, que Martin Luther King tuvo un sueño, de que todos fuéramos iguales, pero ese sueño está muy lejos de cumplirse” afirmó el Reverendo Danilo LaChapel, mientras empacaban la comida que los donantes llevan a la iglesia para los indigentes del sistema.  

Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista y activista de DDHH


Washington DC, 24 de agosto de 2015. En la ciudad más rica del mundo se vive la pobreza con intensidad.

New York, considerada para algunos como la capital del mundo, es el epicentro mundial financiero, de donde convergen todas las relaciones financieras que conducen el hilo conductor de la política económica, de la estructura del nuevo orden mundial.

Orden Mundial que ha dado como resultado una pobreza extrema en el condado del Bronx situado en el Estado de New York, y cuya pobreza extrema la convierte en el reflejo de la pobreza que vive los Estados Unidos.

Ante este panorama sombrío que contradice la fama que posee Estados Unidos ante el mundo, el Reverendo Danilo LaChapel, es el religioso responsable de todos los programas sociales de distribución de alimentos, comidas calientes, Academia de música, programa de deporte para la juventud, cine conciencia, entre otras actividades que contribuyen con la atención de las miles de personas, que no tienen donde vivir y que comer.

El condado más pobre

La población con la que trabaja el Reverendo LaChapel, en la Iglesia Evangélica Española del Bronx,  provienen de República Dominicana, Centroamérica y México.

La iglesia les proporciona ayuda en cuanto a la asesoría de estatus migratorio, Problema de vivienda, y las diferentes carencias, que poseen las personas que viven en el condado más pobre de los Estados Unidos de América.

La pobreza es tal, que el Reverendo LaChapel, describe la vida del Bronx como un país del tercer mundo.

“No podemos olvidar jamás, que Martin Luther King tuvo un sueño, de que todos fuéramos iguales, pero ese sueño está muy lejos de cumplirse” afirmó el Reverendo LaChapel, mientras empacaban la comida que los donantes llevan a la iglesia para los indigentes del sistema.  


El derecho a la alimentación

Las personas desposeídas que llegan en busca de la caridad de la iglesia, hacen fila hasta de cuatro horas para poder llevarse un mendrugo de pan, puesto que al no tener que comer, acuden a la solidaridad que la iglesia brinda a quienes buscan salvar su vida.

Entre doscientas a mil personas, es la cantidad de seres humanos que acuden a la iglesia del Bronx en medio de la semana. Según el Reverendo LaChapel, sólo el viernes acuden por ayuda alimentaria, alrededor de Mil 200 personas.

Las donaciones provienen de diferentes organizaciones como el Banco de Comida de New York, entre otras Organizaciones no Gubernamentales, que les han apoyado durante 21 años, que ha durado este proyecto de solidaridad e impulso al respeto del derecho humano, a la alimentación.


El Bronx también es considerado como el condado más contaminado de los Estados Unidos.

Por otra parte, LaChapel describe que el presupuesto militar del gobierno estadounidense es el más grande de todo el planeta, por tal motivo el religioso sugiere que el gobierno debe de dejar de invertir tanto en la milicia y destinarlo al combate de la pobreza, de la educación, alimentación y las necesidades básicas, que un ser humano debe tener para vivir en condiciones dignas.

Mientras se fortalece la hegemonía mundial, a través de la unificación de las religiones, intercambio monetario financiero y la perpetuidad especulativa de los bancos, las personas del Bronx, guardan su esperanza en la Iglesia Evangélica Española.





No hay comentarios:

Publicar un comentario