jueves, 12 de mayo de 2016

El maligno ataque contra Brasil



 El vuelo del buitre de la desestabilización democrática de un país independiente, ha descansado sus alas en la República Federativa de Brasil, en cuyo territorio la infamia, la injusticia y la difamación, atacan a la decisión electoral de 54 millones de brasileños que a través de las urnas, llevaron a Dilma Rousef como su presidenta.

Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista y activista de DDHH.

California, 12 de mayo de 2016. Nuevamente el consenso de Washington D.C. arremete contra la democracia de un país latinoamericano.

El turno está vez, según la agenda imperial desestabilizadora, fue la República Federativa de Brasil, en cuyo país se intenta culpar a  la presidenta Dilma Rousef.

La oposición de ese país, ha hecho meya, en una acusación contra la democráticamente presidenta de Brasil, Dilma Rousef acusándola de estar vinculada con actos de corrupción, sin embargo nunca han demostrado las pruebas contundentes que la vinculen con acciones irregulares.

El entramado de este golpe de Estado en Brasil, inicia a través de los medios de comunicación de este país sudamericano, controlados por la oligarquía de esta nación, quienes también son amigos cercanos del capital financiero estadounidense.

“A globo Brasil”, es el emporio de la comunicación brasileña que en los últimos años de gobierno democrático del Partido de los Trabajadores a diseñado toda una estrategia mediática de control en las opinión de las masas brasileñas e internacionales.

Directamente el mensaje de esta televisora controlada por el mayúsculo grupo financiero de Brasil, comenzó a efectuar publicaciones contra la mandataria brasileña, señalándola de corrupta, sin tener las pruebas correspondientes.

Por ser la mayor televisión de Brasil, también es considerada una de las mayores empresas de la comunicación televisiva del mundo, a tal punto que posee una capacidad sin límites de influenciar la cultura, la política, y la opinión pública.

Desde su fundación en 1954, a intervenido en la vida política de la nación del gigante latinoamericano. Está televisora ha apoyado al régimen militar en la década nefasta de las dictaduras en Brasil, en la década de los setentas.

Es de suponerse, que el conglomerado financiero y de oligopolio de Brasil, ha estado en contra de las políticas benefactoras a favor de la clase históricamente desposeída en Brasil, impulsadas por trece años consecutivos por los gobiernos de Luis Ignacio “Lula” da Silva y la actual mandataria Dilma Rousef.

Durante estos años la clase media de Brasil, ha tenido un relativo incremento, y la población del nordeste brasileño, cuyas condiciones de vida han sido las menos favorables, también se han visto beneficiada con programas sociales que motivan el desarrollo y la vida digna en el Nordeste de Brasil.


Sin duda la quinta economía del mundo, miembro activo de las cinco potencias económicas emergentes del mundo, cuya plataforma está conformada por Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica (BRICS), ha obtenido un repunte económico agradable para la región latinoamericana, gracias a la administración gubernamental, representada en el Partido de los Trabajadores (PT).

En fin, Brasil ha sido el rostro económico de Latinoamérica en los últimos años, sin embargo, estos logros no son del agrado, de los intereses de los oligopolios financieros de cierto capital internacional europeo, estadounidense y brasileño.

Este grupo financiero, siempre se ha opuesto a que las políticas públicas económicas, beneficien a las grandes mayorías que han vivido en condiciones indignas.  

Por tal motivo, entre otros tópicos, como la gran riqueza natural que ha caracterizado a Brasil, por su posición de ser uno de los 10 países, con tener la reserva más grande de agua del mundo, Brasil es un atractivo para que los cuervos al servicio de la deshumanización y el capital financiero mundial, empujen el golpe de Estado, que hoy se atesto en la patria grande, Latinoamérica.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se dirigió al pueblo brasileño y expresó que lo que está en juego en Brasil no es solo su mandato sino el respeto a las urnas, a la voluntad soberana de los 54 millones de personas que la eligieron y a la Constitución.

Es de suma importancia que los organismos de derechos humanos internacionales se hagan presentes, en la hermana nación de Brasil, puesto que un guión golpista comienza a surtir efecto, poniendo en vulnerabilidad a los sectores que defienden la democracia brasileña.

Totalmente condenable, este hecho histórico, que enluta a Latinoamérica, con este golpe de Estado a Brasil, mismo que descubre, las nuevas estrategias malignas en la intervención democrática de un país, desde Washington D.C.



No hay comentarios:

Publicar un comentario