viernes, 18 de marzo de 2016

Brasil y el domino de los golpes de Estado



Los intentos de golpe de Estado en la nación latinoamericana de Ecuador, Bolivia, la guerra económica en Venezuela y ahora en la República Federativa de Brasil, son la agenda golpista de Washington D.C.


Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista y Activista de DDHH
Cooperante Internacional

Fotografía cortesía de: http://boicotisrael.net/

California, 18 de marzo de 2016. Las Nuevas formas de ataque, del imperio estadounidense-sionista, se develan contra el hermano Estado latinoamericano de Brasil.

El gigante latinoamericano quiere ser derribado a través de un golpe de Estado, cuya metodología del siglo XXI, utiliza la nueva arma letal; los medios de comunicación masiva para controlar el pensamiento de las masas.

En 12 años, Brasil, se ha reconstruido como democracia, haciéndose notar en una creciente clase media, y programas sociales que han reintegrado el derecho a la vida del pueblo del Nordeste de Brasil, abandonado por muchos gobiernos anteriores al actual.

La creación del caos internacional, es parte de la agenda imperial-sionista que emerge desde Washington D.C. con las directrices exclusivas de imponer con mayor fuerza el nuevo orden mundial, dirigido por una elite fascista, dueña del capital financiero internacional a través de las grandes transnacionales.

Una dictadura internacional, es el resultado que espera está nefasta elite, que comenzó con el rescate de lo que ellos consideraron por muchas décadas su patio trasero, haciendo referencia a Latinoamérica, puesto que los procesos de emancipación en nuestra América, enfadaron al establishment imperial.

El ataque comenzó estratégicamente, comenzando por una zona que siempre ha sido utilizada como centro de operaciones contra revolucionarias, Honduras.

La asonada castrense del pasado 28 de junio de 2009, y que concluyo con el primer golpe de Estado de la primera década de este siglo, desencadeno el domino de nuevos golpes de Estado.

Concretándose en la hermana Paraguay, y los intentos de golpe de Estado en la nación latinoamericana de Ecuador, Bolivia, la guerra económica en Venezuela y ahora en la República Federativa de Brasil.

Como periodista internacionalista y defensor de la vida, condeno los hechos que ocurren actualmente en Brasil, puesto que esa tierra está siendo víctima de la ambición insaciable del imperio, por apropiarse de los recursos naturales del gigante sudamericano.

La creación del caos en varios países del mundo, ha sido la excusa perfecta para invadir las naciones, y Brasil está siendo víctima de este caos, atacando directamente a su representación gubernamental, la presidente Dilma Rousseff, junto con todo su aparato democrático, que ha resurgido a Brasil como nueva potencia mundial.

Brasil, también es parte de la patria grande Latinoamérica, y por ende me uno a la condena de intento de golpe de Estado, puesto que también mis hermanos brasileños, están siendo víctimas, de un ataque de dimensiones imperiales.

Condeno y exhorto a los organismos internacionales de derechos humanos, y demás naciones del mundo amantes de la vida, que nos unamos al unisonó para condenar este intento de golpe de Estado, que pone en precariedad la vida de los hermanos brasileños.
La actual presidente Dilma Rousseff, fue elegida democráticamente por sus electores, y esta decisión democrática del pueblo Brasileño, debe ser respetada internacionalmente.

Ningún país del mundo debe de permitir la injerencia extranjera, como está ocurriendo en Brasil, a través de su oligarquía golpista que es manipulado por la mano imperial, para acaecer en un golpe de Estado.

No al golpe de Estado en Brasil, no a la injerencia imperialista en la patria latinoamericana.

El autor de este artículo es corresponsalía voluntaria de http://conexihon.hn la revista Caros Amigos editada en são Paulo, Brasil para Centroamérica, la organización Casa Mafalda São Paulo, Brasil , La Agencia informativa Latinoamericana Prensa Latina, Kaos en la red y El portal http://desacato.info editado en Florianópolis, Brasil y rebelión.org.




  


No hay comentarios:

Publicar un comentario