martes, 29 de diciembre de 2015

Los dueños de la libertad




País fantasma, cuya población camina inerte ante la desidia de su gente, al no tener la iniciativa de tomar las armas e iniciar una verdadera revolución, puesto que las urnas ya han demostrado, que el fraude ya es un programa efectuado desde años antes, de que se efectúen las  “fiestas electorales”.

Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista y activista de DDHH
Cooperante internacional

29 de diciembre de 2015. Entra el 2016, el séptimo año de la dictadura que mantiene postrada a Honduras,  y que desde Washington D.C. se ha concretado la dictadura mundial mediante la militarización extrema, se esperan más guerras en nuestra región latinoamericana.

Honduras es un país latinoamericano, en donde inició el guion de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), para contraatacar la región latinoamericana.

Paraguay, fue el segundo país en donde se asesto un golpe de Estado, y las intentonas de golpe de Estado en Bolivia, Ecuador, Venezuela, y ahora en la hermana Brasil, son acontecimientos de una guerra no declarada para con la patria grande, Latinoamérica.

Pero ante ello ¿Qué hacer? La unificación de las masas a través de los medios de comunicación alternativos, hasta romper con el cerco mediático, impuesto por la prensa tradicional, quienes son dueños de las grandes corporaciones mediáticas que a su vez son dueños de financieras y otros entes industriales en la región latinoamericana, debe ser un trabajo que se debe poner en práctica a diario.

Destruir el poder que todavía hacen creer a los ciudadanos latinoamericanos en la democracia, es una variable social que debe ser repetida como un deber de todo latino, puesto que esta farsa no acaba con el sufrimiento de las masas vilipendiadas, que huyen sin alternativa alguna, hacia la inmigración desconocida.

El suicidio social que esto representa, para los que hemos sido inmigrantes gran parte de nuestra vida, representa un desarraigo total de nuestra identidad latinoamericana, así como la renuncia por la lucha en la emancipación de nuestros pueblos, a través de la vida directa, sí desde nuestra tierra que nos vio nacer.

La negación de conformar una familia, como un derecho universal, que lo establece la carta universal de los derechos humanos, es también un derecho que se nos ha usurpado, ante la negación de traer más vidas humanas, a que nazcan en la miseria impuesta por el imperio actual.

Las naciones de la periferia mundial, como lo es Honduras en Centroamérica, son tierras que pertenecen al crimen organizado, narcotráfico, guerras de baja intensidad entre las pandillas que son controladas por las fuerzas económicas de ese país, en fin y la casa de los malhechores provenientes de los centros penales, son los que definen los designios de Honduras.

País fantasma, cuya población camina inerte ante la desidia de su gente, al no tener la iniciativa de tomar las armas e iniciar una verdadera revolución, puesto que las urnas ya han demostrado que el fraude ya es un programa efectuado desde años antes, de que se efectúen las  fiestas electorales.

No hay otra vía, que la insurrección armada, destruir el poder existente para que nazca el poder de las grandes mayorías que claman por una vida justa, claman para que sus parientes vuelvan del exilio económico forzado, décadas atrás.

Esclavos modernos, viviendo en las grandes urbes del imperio, como hormigas obreras que aspiran a regresar a su tierra, pero que no se les permite, porque su tierra les niega los puentes que fecundan el desarrollo.

Mientras viven en esas urbes, oscuras, copuladas de la más alta soledad, sus hermanos les recuerdan levemente, como héroes que mantienen su economía.

Cuando será el fin de esta economía financiera mediática, que controla nuestras vidas, será que el nuevo año, traerá nuevas drogas mediáticas para seguir lavando insaciablemente, el cerebro de los seres humanos, habitantes de este mundo, cada día menos humano.

El nuevo orden económico mundial ya establecido requiere de humanos fuertes, con un potencial mental y espiritual que pueda enfrentar la guerra invisible que viaja por los cielos de cada país del mundo.

Guerra que ya es visible en la hermana Siria, la hermana Palestina, y las demás naciones que han sido destruidas por este imperio. Recuerden que los dueños de la libertad son los que todavía creen en ella, no dejen que sus pensamientos sean víctimas del veneno que emite la guerra mediática, al contrario destrúyanlo, e invoquen la libertad.
  



No hay comentarios:

Publicar un comentario