miércoles, 30 de diciembre de 2015

La rebeldía digital




Ser rebelde en el siglo XXI implica no alinearse a lo que dictaminan las principales redes sociales que incitan a la estupidez, y a la decidía humana, olvidando el amor al prójimo y haciendo alabanza a la vanidad. Ser contrario a estos designios, es un acto revolucionario.

Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista y Activista de DDHH
Cooperante Internacional

Latinoamérica, 30 de diciembre de 2015. Una sed insaciable en el desierto, solo es satisfecha con un oasis, lo mismo debe ser cuando esa sed es revolucionaria.

Washington D.C. en cuyo poderío imperial nacen todas las decisiones imperiales para con el resto del mundo, según lo dictamina el capital financiero de Nueva York,  y que mantiene siempre su sed para conquistar el mundo, mediante el pentágono y las directrices del Grupo Bilderberg.

Son diversos los personeros que dedican su tiempo entero a delinear está sed de conquista a través de distintas metodologías de inteligencia.

En Washington D.C. existen varias organizaciones de derechos humanos que mantienen una doble moral de querer salvar el mundo, sin embargo su misión es clara, destruir el poder que se interpone en sus intereses supranacionales.

En mi estadía en Washington, pude concretar de cómo agentes de la Agencia Central de Inteligencia, (CIA), trabajan indirectamente en países del triangulo norte, tal y como bien se hace en Honduras.

Seudo intelectuales que trabajan para la CIA se encargan de engañar a los ciudadanos de sus países, haciéndoles creer que a través de estudios “intelectuales” lograran un país mejor.

En Honduras se habla mucho de la socióloga Leticia Salomón y su esposo Víctor Meza, este último ha servido como funcionario gubernamental en muchas ocasiones, pero ambos cumplen a cabalidad su trabajo servil para con la CIA.

Su trabajo es tal, que hasta han logrado fundar un Centro de Documentación llamado CEDOH, y que es apoyado abiertamente por la Universidad Nacional de Autónoma de Honduras (UNAH).

Ambos agentes están muy bien posicionados como seudo intelectuales y expertos en el tema de seguridad militar, sin embargo sus intereses devienen de lo que les dicte su amo imperial, y lo que menos les importa es la tierra que los vio nacer, Honduras.

Farsantes como estos dos, existen en el resto de la región Latinoamericana, nuestra patria grande, sin embargo detectarlo es difícil, puesto que su discurso está lleno de amor o interés por salvar a los países que están en quiebra, sin embargo es totalmente falso.

El nuevo orden mundial que ya está en su apogeo a la vista de las personas ciudadanas del mundo, pero las que realmente se preocupan por lo que ocurre en su entorno, puesto que la guerra mediática se encarga del lavado del cerebro.

En Honduras existe una pieza clave en este nuevo orden mundial, se trata del canciller de ese país, Arturo Corrales, quien pertenece a la masonería y está interconectado con las grandes logias de los Estados Unidos.

En fin, toda la conspiración se está haciendo más visible, pero por el momento, porque pronto comenzará la segunda etapa de desaparecer a aquellos que hablen de estos temas.
Es urgente que usted estimado lector se tome en serio lo que está leyendo, porque pronto no habrá escapatoria a este orden mundial, y que los personeros o criados en el mundo están dispersos en puestos claves en los gobiernos mundiales.

La revolución debe comenzar con el avance tecnológico y mediático a través de las redes sociales, informando sobre estos temas, el 2016 es un año clave para la masonería a nivel mundial, ya que desde Washington en septiembre de 2015 el Papa Francisco ya definió la agenda mundial, junto con el presidente Barak Obama, quienes se reunieron en privado, y en donde invocaron este nuevo orden mundial.

La sed insaciable  por la información no descrita en la prensa tradicional en el mundo debe mantener alerta a todos los ciudadanos del mundo, usted puede romper con este cerco mediático, lleno de falsedades compartiendo este pequeño fragmento de este artículo, que será una serie de más, si usted lo decide.



    
              


No hay comentarios:

Publicar un comentario