sábado, 21 de noviembre de 2015

Estado hondureño se deshumaniza con ciudadanos de Siria





La captura de 5 ciudadanos sirios en el Estado latinoamericano de Honduras, demuestra la intolerancia cultural que posee este país y su fiel servicio imperialista para con las naciones que promueven el exterminio del pueblo de Siria.

Escrito por: Ronnie Huete S.
Periodista y Activista de DDHH
Cooperante Internacional



Washington DC 22 de noviembre de 2015. Siria se desangra ante la mirada desapercibida del mundo.

Desde hace cinco años el país árabe de Siria comenzó a ser atacado por una coalición imperialista encabezada por los Estados Unidos, la Unión Europea, Francia e Israel.
Los recientes ataques contra varios lugares públicos en Francia conforman la concatenación  conspirativa de Washington, para acelerar el nuevo orden mundial en el planeta.

Estos deseos desmedidos por afianzar la hegemonía mundial han dejado como saldo alrededor de 220 mil seres humanos muertos, como producto de los ataques que ha recibido Siria, desde inicios de la segunda década del siglo XXI.

Amnistía Internacional ha sido uno de los organismos humanitarios que ha cuantificado la pérdida de vidas y también reporta que aproximadamente 12 millones de personas necesitan con urgencia asistencia humanitaria en Siria.

Los recursos naturales que posee Siria como el petróleo, han sido la maldición que ha enfrascado a este país como un atractivo para su invasión imperial y cuya civilización es de las más antiguas del mundo.

La guerra imperialista de apropiación petrolera ha dejado totalmente destruida a la nación árabe de Libia, Afganistán, Irak, Líbano, entre otras tierras hermanas que están marcadas en una agenda imperial, que ha sincronizado con más ahínco el nuevo orden mundial, que ha obligado a muchos seres humanos a desplazarse a otras naciones.

Este desplazamiento obligado, ha generado una de las mayores crisis humanitarias en Europa, en donde hasta el 7 de septiembre de 2015 la Agencia de la ONU para los refugiados ACNUR reportó más de 381 mil 412 de refugiados e inmigrantes que han cruzado el mediterráneo para desplazarse hacia Europa central y del norte.

Según Amnistía Internacional  hay más de 4 millones de refugiados de Siria (el 95 por ciento) en sólo cinco países: Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto.

Líbano acoge a unos 1,2 millones de refugiados de Siria, lo que equivale a alrededor de una de cada cinco personas de la población del país.

Jordania acoge a unos 650.000 refugiados de Siria, lo que equivale aproximadamente al 10 por ciento de la población.

Turquía acoge a 1,9 millones de refugiados de Siria, más que ningún otro país del mundo.

Irak, donde 3 millones de personas han sufrido desplazamientos internos en los últimos 18 meses, acoge a 249.463 refugiados de Siria. Egipto acoge a 132.375 refugiados de Siria.

Estos datos son un trabajo cuantitativo elaborado por Amnistía Internacional quien pide que para el final de 2016, hayan sido reasentados al menos el 10 por ciento de los refugiados más vulnerables de Siria de los principales países de acogida.
Recientemente en el Estado centroamericano de Honduras se capturó a cinco sirios por supuesta portación de documentación falsa.

Los sirios son; Majd Ghanout, Willian Ghanout, Fady Freej, Mazen Mikhail y Laurens Samaan, fueron trasladados a la Penitenciaria Nacional Marco Aurelio Soto (PNMAS).
Sin embargo, a los ciudadanos sirios, les avala el derecho internacional del asilo, puesto que su país vive en una guerra civil desde hace cinco años, y las condiciones de vida en ese país son inaccesibles.

Por lo tanto, el Estado de Honduras, debe acatar las normas internacionales y garantizar el respeto de los derechos humanos de los sirios, que se encuentran recluidos en ese centro penal.


El comportamiento del Estado de Honduras para brindar la atención adecuada a estos ciudadanos, se ha reducido en una islamofobia, que sigue los preceptos racistas de los Estados Unidos, la Unión Europea e Israel, por lo que es totalmente condenable la forma en que han tratado a los seres humanos procedentes de Siria, huyendo de la guerra.

Seguramente, se seguirán recibiendo a personas que huyen de la guerra en los países hermanos del Magreb, y no solo en Honduras, ya que las víctimas de la guerra buscaran una nación que los reciba como seres humanos y no como terroristas, pues la estigmatización mediática de los grandes emporios de la comunicación internacional se han encargado de engendrar la apología del odio, contra los hermanos que sufren de las guerras y  los ataques imperialistas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario